¿CÓMO QUIEREN DORMIR NUESTROS NIÑOS?

Si algo ha quedado claro desde mediados del siglo XX es que la ciencia del sueño infantil no pertenece en exclusiva a la ciencia médica, la cual tradicionalmente se ha erigido (de hecho, desde algunos sectores, todavía trata de hacerlo) como única autoridad en el tema. Y es que la perspectiva de ciencias como la biología evolutiva, la antropología, la etnología o la etología aportan datos y conocimientos absolutamente imprescindibles para tener una visión mínimamente realista y contextualizada del sueño infantil.
Y lo cierto es que este enfoque multidisciplinar de la ciencia del sueño infantil ha supuesto un verdadero terremoto para los cimientos de la pediatría del sueño, ya que, en contraposición al sueño en solitario impuesto desde la misma, estudios desde otras perspectivas científicas demuestran que la manera en la que la naturaleza ha predispuesto que duerma el bebé y niño humano es en compañía de su cuidador. El niño durmiendo en solitario es una novedad y una excepción histórica

0 comentarios

Los comentarios están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante. Se ruega evitar el uso excesivo de mayúsculas. No se admitirán enlaces comerciales.